El verano ha llegado y lo ha hecho con fuerza. Estos días nos enfrentamos a una de las olas de calor más intensas de los últimos años y, como es una realidad que el sol va a estar presente en nuestro día a día, queremos compartir con todos vosotros una serie de recomendaciones para disfrutar de él sin que sus efectos negativos nos pasen factura.

  1. Cada vez que vayas a estar expuesto al sol, utiliza fotoprotectores, gafas de sol, sombreros, gorras y ropa adecuada. Recuerda evitar el sol en las horas centrales del día.
  2. Los fotoprotectores aumentan el tiempo de tolerancia al sol, pero nunca anulan los efectos de la radiación. Debes aplicarlos 30 minutos antes de la exposición solar y volver a usarlo cada dos horas o después cada baño.
  3. Sé especialmente cuidadoso en las primeras exposiciones al aire libre para ir creando una protección natural frente a la radiación ultravioleta.
  4. Las quemaduras solares (enrojecimiento, escozor y dolor) aparecen varias horas después de la exposición al sol. No te descuides.
  5. Los días nublados seguimos recibiendo radiación solar, por lo que es imprescindible protegernos también en estos días.
  6. Cara, cuello y manos son zonas especialmente sensibles al envejecimiento prematuro de la piel debido a las sobreexposiciones al sol.
  7. Evita cualquier exposición al sol en niños menores de un año.
  8. Si tu piel presenta manchas que han aparecido con el paso de los años, no es el mejor momento para empezar tratamientos que las eliminen. Protégete del sol al máximo para evitar la aparición de otras nuevas y recuerda que el verano tampoco es la época para tratamientos de depilación láser, ya que existe un aumento de riesgo de quemaduras y aparición de nuevas manchas.
  9. El cuerpo pierde más agua cuando hace calor. Hidrata tu piel tanto por dentro como por fuera. Bebe agua y zumos de frutas naturales en mayor cantidad y utiliza cremas hidratantes tanto en la cara como en el resto del cuerpo.
  10. Si has descubierto alguna lesión en tu piel que crece o no tenías previamente, consulta con tu dermatólogo.