La primera revisión dental en un niño debe realizarse una vez que la dentadura de leche ya esté completa: momento que suele llegar en torno a los tres años. Si en este primer control no se detectan problemas y no aparece ninguna dolencia, los odontopediatras recomiendan pautar revisiones 12 meses.

La primera visita del niño al especialista, servirá revisar si existen caries prematuras, evaluar anomalías de crecimiento en la forma de los maxilares y orientar a padres e hijos para incorporar a las rutinas diarias hábitos de higiene dental y alimenticios saludables.

A la hora de elegir el especialista que tratará al niño, es importante exigir un nivel máximo de especialización y que se trate de una consulta de odontopediatría. Los profesionales en esta rama de la odontología cuentan con formación específica para explorar y tratar a niños y recién nacidos y, por lo tanto, su capacitación es óptima para abordar los problemas asociados a la dentición infantil: caries infantil, traumatismos dentales, alteraciones congénitas, maloclusiones, pulpotomía, pulpectomía, etc.