“Llevar brackets y alambres puede ser todo un engorro”, comenta nuestro ortodoncista el Dr. Miguel Ruiz Soler.

Habitualmente implican una gran cantidad de cosas que no puedes hacer, sobre todo a la hora de comer, entorpeciendo comidas profesionales o con inesperadas urgencias.

Las ventajas de los ALINEADORES, que el doctor nos indica, son:

LIMPIEZA_ Fácil. Los quitas y los cepillas.

MOLESTIAS_ Ninguna.

ESTÉTICA_ Nadie verá que llevas nada.

ALIMENTACIÓN_ Normal. Te los quitas para comer.

DURACIÓN Y RESULTADO_ Idéntico que con brackets.

PERO, ¿CÓMO FUNCIONA Y QUÉ ES LA ORTODONCIA INVISIBLE?

Los Alineadores invisibles nacieron en Estados Unidos en 1997. Más de 20 años después, ha evolucionado considerablemente, permitiendo que los pacientes disfruten de los mismos resultados que con los tradicionales brackets y alambres, pero de una forma cómoda, higiénica y estética, gracias a:

Alineadores de plástico evolucionado

Tras una constante en inversión en I+D, ejercen fuerzas ligeras sobre los dientes cada vez que se cambian, después de entre siete y catorce días de uso (estos tiempos pueden verse reducidos con el uso de Acceledent Óptima u Orthopulse, dos de los sistemas de aceleración del movimiento dental).

Attachments de composite

Del mismo color del diente que, al ser aplicados sobre los dientes, permiten que el alineador ejerza una fuerza equivalente a la de los tradicionales brackets para mover las raíces de los dientes y asegurar un resultado impecable, no sólo desde un punto de vista estético, sino también de la masticación del paciente.

Software Clincheck

De planificación virtual, que calcula la fuerza necesaria que debe aplicarse en cada diente, gracias a un algoritmo basado en los más de seis millones de pacientes tratados con alineadores en el mundo, ofreciendo un resultado milimétrico que se adapta en función de las condiciones de cada paciente.

Escaneado intraoral

Que reconoce los dientes de manera precisa y genera un mapa virtual sobre el que se planean los movimientos necesarios en cada uno de ellos, contando además con la encía o las características de cada paciente, como fundas, implantes, carillas, empastes…

Gracias a este enorme desarrollo tecnológico, los alineadores ofrecen hoy una solución equivalente a la de los aparatos metálicos o cerámicos, aplicando los mismos principios del movimiento ortodóntico.